Archivo de la categoría: PSICOPATÍA

SIMULADORES

Al hablar de psicópatas  encontramos una  gran variedad de  personas con características similares pero a la vez con características  distintivas, debido a esto,  podemos encontrarlas en diferentes ambientes o contextos. La característica principal de este tipo de  personas es que tienen anestesia afectiva, por tanto, una total falta de empatía aunado a la ausencia de una consciencia moral interna reguladora,  lo que les induce a no sentir  culpa ni remordimiento por el dolor ajeno que ellos mismo mucha veces llegan a generar.  Por lo tanto, ellos no son quienes en realidad sufren los efectos de su trastorno, ni mucho menos las  consecuencias de sus actos y comportamientos tóxicos, sino más bien,  las personas que se encuentran a su alrededor y quienes de alguna forma mantienen una relación directa, estrecha y prolongada con ellas.

Las emociones y características que por lo general prevalecen y son genuinas en este tipo de personas  son de índole negativo como por ejemplo  la ira, frustración , soberbia, envidia, miedo ( en el caso de los integrados) avaricia, egocentrismo, insensibilidad, frialdad, desapego, descaro, cinismo, pereza,  gula y lujuria .

En este tipo de personas lo único que los mueve son sus propios intereses, por lo cual,  para obtener lo deseado, siendo por lo general el control,  dominio, sometimiento, explotación  y poder sobre su ambiente y lo más que se pueda sobre las  personas, éstas  pueden llegar a simular emociones positivas, más no a sentirlas, por lo cual, pueden llegar a manifestar sentimientos positivos como la “compasión”, “solidaridad”, “ternura”, “sentimientos de amistad”, etc.,  pero únicamente haciendo uso de ese “amor híbrido” que habrían fabricado especialmente como herramientas  de manipulación y solo  hasta alcanzar sus objetivos. Cualquier estrategia les resulta  válida para alcanzar su  máximo objetivo y placer, la de anular la voluntad del otro para someterlo,  explotarlo y atacarlo para  demostrar de esa manera su “superioridad” , dominio y desprecio hacia quien considerase inferior a él , pudiendo llegar a  ser ésta desde algún miembro de su familia ,   “pareja” ,  “amigos” , compañeros de trabajo o inclusive, en algunos casos,  toda una sociedad.

Conoce más…

Si el artículo te resultó útil, por favor, compártelo.

Gracias. Gracias. Gracias

Todos los artículos son autoría de abusonarcisista.com queda prohibido el mal uso de ellos para la obtención de beneficios secundarios o para la afectación a terceros.

“ELLOS”

La peligrosidad de los psicópatas integrados radica en la “sutileza” de sus actos violentos. Desde la maneja en la que llevan cabo la captación, hasta que llegan a obtener el efecto deseado y contundente de su “tratamiento”.

Puesto que ellos  te destruirán a cuenta gotas y de manera tan “sutil”  , que no te darás  cuenta  que te han convertido en una marioneta, en un títere que manipulan, someten  y explotan a su antojo y si acaso lo llegaras a detectar sería hasta el momento en que ya te hayan succionado hasta el alma misma y dejado totalmente vacía. Además de haberte destruido y explotado total o parcialmente  a nivel emocional, sexual, social, laboral, profesional y  económico,  claro, dependiendo del nivel de intimidad, cercanía, vínculo y tiempo  que se haya mantenido la relación.

Así pues, sin exagerar,  podría decirse que al hablar tanto de psicópatas declarados como de integrados, estamos hablando, en ambos casos, de potentes asesinos, ya que si bien, el psicópata  integrado difícilmente llevara a cabo un crimen  de manera explícita,  tal como sí lo haría un declarado, éste, de lo ha de encargarse, es de explotar, aprisionar y matar lentamente la mente y el  alma de quien haya sido elegida. Y, en el peor de los casos, mediante sus acciones  inducirla a que ella misma lo haga.

Aunque por supuesto que,  si hay algo seguro, es que en ambos casos, albergaran en su mente  la idea  de matar a todas aquellas personas, las cuales representaron en determinado momento un obstáculo para la consecución de sus fines o deseos.  Por lo que es probable que quien, literalmente  si se haya decidido a llevar a cabo tal acto, haya sido el psicópata declarado. Mientras que el integrado, solo se haya quedado en la fantasía y el deseo enorme de querer hacerlo realmente,  manteniendo solo la idea latente  en su mente, pero que, sin embargo, de lo que si  ha de encargarse es de aniquilar  lentamente  la voluntad y el alma de su víctima.

Los psicópatas integrados,  no te robarán cosas materiales (aunque probablemente también lo hagan en algún momento, en primera instancia,  no van tras eso). Ellos, van tras tu alma,  mente,  voluntad,   confianza,  autoestima y  libertad.

Ellos, no te golpearan a nivel físico (aunque igual y también lo lleguen a hacer de forma sutil, por lo general,  sin dejar rastro). Ellos, en cambio,  no se cansarán de  golpear tus emociones,  dignidad,  mente  y  alma.

Ellos,  no te preguntaran si quieres jugar a los “enamorados”. Ellos, sin avisarte,   ingresarán en su juego, en donde solo ellos conocen las “reglas” y saben que están jugando al “amor”.

Ellos,  no te violaran el cuerpo (aunque igual y lo hagan, pero con tu consentimiento, es decir,  aprovechándose  del estado de trance al que ya te habrían inducido previamente). Ellos,  violaran más bien tu alma, tu espíritu y  tu mente.

Ellos, no te secuestraran con violencia. Ellos, te mostraran  una jaula tan bonita que tu solita entraras en ella, para darte cuenta después que realmente entraste a  un  calabozo.

Ellos, no te harán  adicta a las sustancias prohibidas (aunque por supuesto que  cabe la posibilidad). Ellos, más que eso, procuraran hacerte adicta a su ser, a su cuerpo,  a sus abusos, a sus  maltratos y a su  manipulación, todo esto disfrazándolo de “amor”, “preocupación”,   “protección” y “cuidados”.

Ellos,  no te matarán con un arma u objeto (aunque, en casos extremos,  la posibilidad claro que  existe). Ellos, antes que eso,  provocarán,  en el peor de los casos,   que lo hagas tu misma. Aunque es probable que ellos, en su mente,  ya lo hayan hecho muchas veces y no sólo a ti, sino a todas aquellas personas que envidian o que consideran un estorbo u obstáculo para la obtención de sus objetivos, fines o deseos.

Conoce más sobre “ellos”

Si el artículo te resultó útil, por favor, compártelo.

Gracias. Gracias. Gracias

Todos los artículos son autoría de abusonarcisista.com queda prohibido el mal uso de ellos para la obtención de beneficios secundarios o para la afectación a terceros.

¿CÓMO SABER SI ESTOY CON UN PSICÓPATA?

¿Deseas saber si la persona con quien estás es un psicópata? Averígualo respondiendo el siguiente test.

Si lo deseas, puedes descargar el siguiente archivo para imprimir.

Instrucciones: Marca con una X la casilla correspondiente a la situación y/o características respectivas, si éstas han sido similares o si se han hecho presentes a lo largo de tu relación, o no.

   
DESCRIPCIÓNNo
1El comienzo de tu relación se dio de una manera de ensueño.  
2Al poco tiempo te contó cosas relacionadas a eventos o situaciones dolorosas de su vida.  
3Durante los primeros meses mostraba gran disposición para escucharte y apoyarte de manera incondicional.  
4Al poco tiempo de haberlo conocido y de haber interactuado, llegaste a pensar que se trataba de tu “alma gemela”, tu “media naranja” o el “amor de tu vida”.  
5Al poco tiempo de haberse conocido esa persona empezó a insinuar la posibilidad de convivir un poco más  de manera más directa y cercana.    
6Después de haberle demostrado y expresado tu amor de varias maneras, y de estar dispuesta a hacer una vida a su lado, empezaste a notar cosas “raras” las cuales denotaban la posible existencia de alguien más.  
7Poco a poco empezaste a notar que ya no te prestaba tanta atención como al principio o que te ponía miles de pretextos para no responder a tus llamadas, necesidades o cuestionamientos, pese a que estos fueran necesarios.   
8Empezaste a notar que al pedirle alguna explicación sobre algo que lo ameritaba se mostraba irritado o incluso hasta violento.  
9Al entrar en conflicto o en alguna discusión derivado de su actuar tan confuso o sospechoso,  solía decirte que eras una dramática, celosa, posesiva  o exagerada.  
10Solía ser muy repetitivo o insistente al decirte las cosas que quería hacer o tener, las cuales en parte requerían de tu apoyo o consentimiento.  
11En ocasiones solía hacer referencia a cosas que según él tu habías dicho, pero en realidad,  tú no recordabas haberlas dicho, por lo que en ti se generaba cierta duda o confusión.  
12Frecuentemente solía decirte lo “olvidadiza”, lo “sensible”, lo “neurótica”, lo “celosa” “insegura” o “inadecuada” que eras.  
13Empezó a hacerte “bromas” de mal gusto ya sea estando a solas o en  grupo.  
14Empezó a compararte con tal o cual persona, haciendo alusión a lo “mejor” que era esa otra persona. O bien, constantemente hacía referencia a sus tan queridas amigas, sacando  a relucir sus cualidades o habilidades  
15Empezó a decirte que él podría estar con mejores personas, por lo que deberías estar agradecida por él estar aún contigo, pese a tu inestabilidad emocional.  
16Al tener discusiones o conflictos en los cuales él tenía mayor responsabilidad o culpa, con sus argumentos, pese a ver evidencias, trataba de quedar como inocente al hacerte quedar como una mala persona por ser incapaz de comprender la situación.  
17Por lo regular, con miles de argumentos, pretendía aislarte  de las reuniones ya fuesen familiares o sociales.  Al punto de incluso llegar a decirte que yéndose a vivir a otro lugar estarían mejor.  
18En varias ocasiones pese a ya haberle dicho las cosas o situaciones que  te molestaban o incomodaban, continuaba haciéndolas  aun con más  ahínco.  
19Por lo regular sus palabras,  comportamientos o acciones parecían esconder algo.    
20En varias ocasiones insinuaba el dejarte si no hacías o le dabas tal o cual cosa.  
21En ocasiones solía desaparecer sin más ni más. Así por ejemplo, si ya vivías con él, éste  se ausentaba por largas horas sin dar explicación alguna, o incluso hasta dias. O si aún no vivían juntos, entonces solía dejar de comunicarse contigo por largos periodos.  
22Durante aquellos tiempos en los que por alguna razón, la supieras o no, desaparecía, al tu necesitar de él para aclarar o arreglar  las cosas, por probablemente alguna discusión previa, no había manera de localizarlo o ponerte en contacto con él, ya que simplemente no atendía a los mensajes o llamadas.  
23Ocasionalmente y sin tu esperarlo, de repente solías recibir muestras de atención o “cariño”. O bien, en ocasiones solías pasar días muy tranquilos o incluso hasta felices  a su lado.  
24En muchas ocasiones, derivado de todos los conflictos y problemas que se presentaban la mayor parte del tiempo debido a sus palabras, acciones y comportamientos, intentaste el dejarlo, pero simplemente te resultaba imposible ya que en cuanto alcanzabas una separación, él te buscaba nuevamente , siendo así como llegaste a regresar con él  un sinfín de veces.  
25Cada vez que regresabas con él notabas que el maltrato, el abuso y el descaro aumentaban cada vez más, pese a que te haya dicho que se esforzaría por estar bien.  
26Durante las veces que por alguna razón solía haber un alejamiento o separación, mantenías una lucha interna por controlar tus pensamientos e impulsos del querer buscarlo, contactarlo o minimamente saber de él.    
27Al final, si después de mucho tiempo, por fin pudiste alejarte de él y el no pudo convencerte de regresar, al poco tiempo  empezaste a recibir  acoso ya sea en forma de agresiones verbales,  amenazas o represalias de algún tipo.    
28Solía llenarte de lujos o cosas materiales, pero poco tardaba en echártelos en cara.  O bien, no solía mostrar ningún interés por hacerse cargo ni tan siquiera de sí mismo.  
29Empezaste a notar que de manera recurrente empezaba a mentirte de manera descarada en muchos y variados aspectos. O descubriste que cosas que te había comentado tiempo atrás habían sido mentira.    
30¿De acuerdo al comportamiento de tu pareja, lo consideras arrogante?  
31¿Consideras que menosprecia a los demás?  
32¿Piensa constantemente que le tienen envidia o que le quieren hacer daño?  
33¿Tiende o busca el relacionarse sólo con personas “importantes”, por lo que él mismo tiende a etiquetarse como una persona selectiva, o que no se lleva con “cualquiera”?  
34¿Tiende a ser poco caballeroso?  
35¿Busca el primero cubrir sus necesidades dejando de lado la de los demás o las tuyas?  
36En ocasiones solías percibirlo más bien como un  niño caprichoso y exigente.  
37¿Tiende a ser frío la mayor parte del tiempo?  
38¿Le molesta  que le pidas  que sea más cariñoso, o percibes rechazo cuando tú intentas serlo con él?    
39¿En muchas ocasiones te has sorprendido dándole clases de moral o de valores?  
40¿Solía señalar o juzgar a los demás por determinados comportamientos, pero notabas que era él quien a su vez se comportaba de la misma manera?  
41¿En alguna ocasión tus amigos, familia o conocidos se refirieron a él como “especial” “raro”?  
42¿Por lo regular no suele reconocer sus errores, aun siendo estos evidentes?  
43¿Por lo general solía mostrar mucha resistencia o negación ante el hecho de tener que pedir perdón o disculparse por algo que dijo o hizo, y que lo ameritaba?  
44¿Su mirada la llegabas a percibir como una mirada “enigmática”,  profunda, fría, vacía o intimidadora?  
45¿Al enfermar, por lo regular solía quejarse de sobremanera aún se tratase de un simple catarro por lo que demandaba gran atención, pero por el contrario,  si eras tú quien se encontraba mal,  se rehusaba a ayudarte, te evadía,  o minimizaba tu estado, aun este si fuese grave?  
46Al intimar, el no buscaba hacer el amor (evitaba tan siquiera el utilizar la frase como tal), sino el sólo tener sexo.  
47Por lo regular sus besos los percibías como mecánicos, torpes o grotescos. Comúnmente evitaba el besar.  
48¿Durante toda la relación sientes que has llorado más que en toda tu vida, y por lo regular cuando lo haces tiendes a llorar a solas y en silencio?  
49¿Prefieres no contarle a nadie lo que estás viviendo en tu relación por vergüenza o miedo, y haces todo lo posible por dar tu mejor cara?  
50Durante la mayor parte del tiempo sientes miedo, inseguridad, incertidumbre, celos y un gran cansancio físico, mental y emocional?  
51La mayoría del tiempo a pesar de él estar a tu lado, te sentías sola, insegura y triste.  
52Durante toda la relación en ti permanecía la constante inquietud y duda del saber si en realidad te quería o no.  

¿Deseas conocer la interpretación de tus resultados?

Envíame el total de tus respuestas afirmativas al siguiente correo

despertares111@gmail.com

Será un gusto el poder ayudarte a clarificar tus dudas.

Te mando un abrazo

Disponible en versión Ebook y Tapa blanda.

Si el artículo te resultó útil, por favor, compártelo.

Gracias. Gracias. Gracias

Todos los artículos son autoría de abusonarcisista.com queda prohibido el mal uso de ellos para la obtención de beneficios secundarios o para la afectación a terceros.